Espacio Torrelodones

Flores comestibles en tu dieta

Las flores comestibles darán mucho que hablar próximamente

Ya que estamos en primavera, qué mejor momento para descubrir una de las tendencias estrella en el mundo de la nutrición de este año: el uso de flores comestibles en muchos platos, bebidas y snacks.

Algo que no solo llenará de belleza lo que comemos, sino que aportará muchos beneficios para la salud. Tienen, entre otras, vitaminas A y B y betacarotenos. Además, divertirá mucho a los más pequeños.

Te hablamos de algunas de ellas para que no te cojan de sorpresa, y para que tengas en cuenta cuáles se pueden comer con seguridad:

1.- Flores de calabaza: esta flor ya se lleva usando mucho en las tradiciones culinarias mediterráneas, así que podemos considerarla la flor comestible más común. Hay muchas y variadas recetas en las que la flor se rellena o se fríe. Tiene un sabor suave y dulce muy agradecido.

2.- Flor de cebollino: su color morado y su saborcito suave a cebolla la hacen ideal para muchos platos, como pueden ser los de pescado. También se utilizan para dar sabor a aceites y vinagres. Además del cebollino o el calabacín, otras verduras dan flores comestibles muy interesantes: Los puerros, el ajo, la achicoria…

3.- La violeta: muy conocida también, sobre todo confitadas y utilizadas como dulce. Pero gracias a su versatilidad, también se pueden incorporar frescas a una ensalada. Esta flor está cargada de antioxidantes, por lo que es muy recomendable su ingesta.

4.- Flores de hierbas aromáticas: se pueden utilizar las flores de las hierbas que utilizamos para condimentar. Es decir, las flores del orégano, la menta o el romero. Además de aportar color y aroma, aporta los aceites, minerales y vitaminas de las propias hierbas.

5.- La caléndula: estas flores anaranjadas dan aroma y sabor a los platos, además de considerarse “el azafrán barato”. Se pueden consumir frescas o incluso rebozadas.

Posts relacionados